top of page

Un suizo revoluciona el desayuno en el mundo



Un suizo revoluciona el desayuno en el mundo



Birchermüesli en un restaurante en Zürich


No fue menos que el posterior ganador del Premio Nobel de Literatura, Thomas Mann, quien en 1909 en Zürichberg, además de fortalecer su salud, se inspiraría para su novela de sanatorio y éxito mundial “La Montaña Mágica”, publicada 15 años después. El sanatorio se llamaba "Lebendige Kraft"(fuerza viva)y lo dirigía el doctor Maximilian Oskar Bircher- Benner (1867-1939). El doctor Bircher-Benner fue un pionero de la ciencia nutricional moderna.Abogó por una forma de nutrición basada en alimentos de origen vegetal, en la que también se permiten la leche y los productos lácteos. Como defensor de los alimentos crudos, desarrolló en 1902 para sus pacientes un plato nutritivo, pero de fácil digestión que él llamaba "d’Spys",una combinaciónde avena remojada en leche

condensada azucarada,zumo de limón, manzanas ralladas y avellanas trituradas. Para poder rallar las manzanas finamente,desarrolló, juntocon la empresa Egloff & Co. de Aargau (Suiza) en 1920, un ingenioso aparato de cocina: el rallador Bircher. Hasta hoy, el rallador es culto, se produce y se encuentra en las cocinas de

todoelmundo.




Rallador Bircher del año 1950 Museo Nacional Suizo




El doctor Bircher-Benner calificósu plato como alimento curativo, pues: " ... moviliza las fuerzas de autocuración y favorece la función intestinal ..». A sus pacientes les encantaba"d’Spys." En poco tiempo, el “puré del doctor Bircher" se hizo popular en Suiza. A partir de los años 50, se difundió en los hogares suizos alemanes. El puré del Bircher, en alemán suizo: "am Bircher sis Müesli", se convirtió en un "Birchermüesli." Especialmente como cena era popular. Hasta la fecha forma parte de la oferta de los cafés, pastelerías, comida para llevar, distribuidoresmayoristas y,por supuesto,de los hospitales en Suiza.


Cada familia desarrolló su propio tipo de Birchermüesli. Con la expansión de los productos lácteos frescos en las ciudades, la leche condensada desapareció de los hogares. La avena se remojaba en leche o yogur. Las manzanas no solo se procesaban finamente, sino que también se rallaban en tiras en el rallador de rösti con el fin de tener más textura al morderlas. A las avellanas se unieron almendras y pasas, frutos secos finamente picados, fruta fresca y bayas. Un Birchermüesli hecho así no necesitaba azúcar. Un toque elegante tenía un Birchermüesli con nata montada. El Birchermüesli de hoy ya no es el alimento de enfermos más bien escaso de entonces.


En Suiza, un Birchermüesli acompañado de pan con mantequilla, era y sigue siendo un almuerzo o cena ligera. Fuera de Suiza, el plato del doctor Bircher-Benner tuvo éxito como desayuno, al que los alemanes llamaron “Müsli”. Nuevos métodos de fabricación permitieron cortar los copos de avena tan finos que ya no se necesitaba remojarlos. La avena se empezó a mezclar con otros cereales naturales, procesados o azucarados. Con el tiempo como “Müsli” se consideraba también toda clase de mezcla seca de cereales y otros ingredientes para poder preparar un tipo de Birchermüesli. A media de los años 70, las mezclas de Müsli listas para usar llegaron a los estantes de los supermercados. La introducción mundial de los desayunos bufé en la industria hotelera implemento ofrecer mezclas de cereales tipo Müsli en todo el mundo. Aun que muchas veces el contenido de los envases no tiene mucho que ver con lo que el doctor Bircher-Benner inventó, reflejan su idea de una dieta sana.

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page