Sinje's Blog: Interview Sarah

Aktualisiert: März 10

INTRODUCCIÓN

Actualmente estoy leyendo el libro FRAUSEIN de Mely Kiyak, que nació en Alemania y creció en una familia kurda-turca. Hoy vive en Berlín como autora, escribe columnas para el Teatro Maxim Gorki, entre otros, y también publica libros, ensayos y obras de teatro.


"Soy una mujer. Me gusta serlo. No hay que quejarse. No me arrepiento. No falta.

Pero tampoco hay abundancia. Eso es lo que quiero contarte. Empezaré en cualquier lugar para esto. Porque no hay comienzos. Sólo hay que mirar hacia atrás". Página 9, Mely Kiyak, Frausein, Hanser Verlag2020


Mely Kiyak impresiona con su visión del mundo y de ser mujer, como hija de la primera generación de trabajadores invitados en Alemania que "...nunca se rebeló. Nunca hicieron sentir su presencia políticamente, nunca hicieron demandas. El ascenso de sus hijas les compensó todo". S. 32


En la segunda parte de mi blog sobre los derechos de las mujeres, hablo con cuatro mujeres que tienen un supuesto origen migratorio y viven aquí en Suiza. Las cuatro participan en ExpoTranskultur y hablan de su propio ser mujer:


Preguntas para Sarah (Sarah, 44 años, vive en Zúrich, es medio suiza y medio italiana y ha vivido en ambos países. No tiene hijos y es muy feliz así).

"Soy una mujer. No puedo decir que me guste serlo.

Me gustaría que no hubiera grandes diferencias.

Me gustaría que me gustara ser cualquiera que sea mi género".


1. "Soy una mujer. Me gusta serlo. No hay que quejarse. No me arrepiento. No falta. Pero tampoco hay abundancia. Por eso mpiezo en cualquier sitio. Porque no hay comienzos. Sólo hay que mirar hacia atrás".

Así se describe Mely Kiyak, ¿cómo te describirías tú? ¿Dónde comienza tu historia si echas una mirada hacia atrás?


"Soy una mujer. No puedo decir que me guste serlo. Me gustaría que no hubiera grandes diferencias. Me gustaría que me gustara ser cualquiera que sea mi género".

Nací en 1977. Crecí mis primeros 9 años en la provincia de Como, en el norte de Italia. En realidad soy una "seconda" suiza que creció en el extranjero. No obtuve la nacionalidad suiza hasta 1985. Hasta entonces sólo tenía la nacionalidad italiana. En aquella época, sólo se concedía la nacionalidad suiza a los hijos de padre suizo nacidos en el extranjero. Los niños que tenían solo una madre suiza no obtuvieron un pasaporte suizo hasta 1985.

Lo mismo les había ocurrido a mi padre y a mi tía, que también habían nacido en Italia en los años 40, de madre tesinesa y padre italiano.

Mi madre, nacida en 1950, era de Emmental. Conoció a mi padre en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, en 1972 (sí, durante el apartheid, así que sólo duraron unos años...). Ella huyó de las limitaciones sociales y familiares de Emmental, él del servicio militar italiano.

La familia de mi madre tiene raíces campesinas, la de mi padre es de clase media. La familia de mi madre no quería que se casara con un italiano y la de mi padre se oponía a que volviera a casa con una campesina. Se casaron de todos modos. Tuvieron dos hijos: yo, que nací en 1977, y mi hermano, que nació en 1978. Sólo después de que naciera mi hermano, mi madre pudo llamar a su suegro por su nombre de pila.


Tanto mi abuela del Tesino como mi abuela del Emmental tuvieron que "seguir" a sus maridos. Sin embargo, mi madre fue una de las primeras mujeres en divorciarse en 1985. A las familias (especialmente a la madre y a la suegra) tampoco les gustó.

Hoy tengo 44 años, tengo una pareja estable (sólo desde hace 4 años), aún no estoy casada y no tengo ni quiero tener hijos. Ni a mi madre, ni a mi padre, ni a mi hermano, ni a mis tíos les gusta eso.

A menudo me han descrito como una especie de rebelde, pero sólo quiero sentir que puedo elegir libremente, sin ataduras sociales sin sentido.

Mi pareja es de origen hispano, 8 años menor que yo y creo que se le puede llamar "feminista". Así que esto es lo que he querido desde que era una niña, pero tuve que ser muy paciente y tener diferentes experiencias primero.


2. Las mujeres italianas pueden votar desde 1946, lo que las sitúa en el centro de Europa y 25 años por delante de Suiza. Tú que tiene familia en ambos países, ¿notaste de alguna manera esta ventaja de 25 años de las italianas en su educación?


En mi educación, la diferencia entre Suiza e Italia no era tan notable; mis dos abuelas eran suizas y mis dos abuelos eran machistas. Cuando nací, mi madre tenía 27 años y creo que intentó criarnos a mí y a mi hermano de forma idéntica. Mi padre, en cambio, seguía más en la dinámica masculina.

En 1971, mi madre tenía exactamente 21 años y podía votar. ¿Quizás fue allí donde se dio cuenta de la lucha feminista? O tal vez le ayudó su experiencia laboral a los 19 años en Londres (en 1969), sus experiencias sudafricanas e italianas.


3. ¿Es mejor nacer hombre o mujer? ¿Hay diferencias si hablamos de Suiza o Italia?

El momento en que experimenté la mayor diferencia fue cuando tenía 37 años y buscaba trabajo en Zúrich: Prácticamente en todas las entrevistas ha surgido el temor de que me vaya de baja por maternidad. Creo que este miedo está actualmente más presente en Suiza que en Italia.

Hoy sigo buscando trabajo y espero que ese miedo haya desaparecido poco a poco. Incluso decidí escribir en mi CV: "Sin hijos (¡y no pasa nada!)". Esta ironía se aprecia parcialmente.


4. Por lo que sé, las italianas son, en promedio, las madres con más edad de Europa en la actualidad (son las que más tardan en tener hijos) ¿puede explicarme esto?

Tengo la sensación de que en Suiza la presión para ser madre sigue siendo muy alta para una mujer. En Italia, por supuesto, la familia también es importante (quizás en parte "más importante" que en Suiza), pero hoy en día en Italia un hombre no puede permitirse mantener a toda una familia él solo. Suiza sigue siendo un país muy rico y aquí todavía es posible. Supongo que eso explica en parte por qué sigue habiendo una gran diferencia de salarios entre hombres y mujeres.


5. Mujeres favoritas: ¿quiénes son para tí y por qué?

Maria Montessori: desarrolló uno de los conceptos educativos más interesantes.

Ruth Dreifuss: fue elegida la primera mujer presidenta de la Confederación Suiza en 1999. Ha hecho un trabajo maravilloso, especialmente en política social y de drogas.

Ruth Bütikofer (mi madre): Estoy muy agradecida por la educación que me dio y por su valor para divorciarse.


6. Tres deseos para todas las mujeres del mundo:

1) igualdad total en los puestos de trabajo

2) igualdad total en derechos

3) libertad total de elección


- Sinje

10 Ansichten

Aktuelle Beiträge

Alle ansehen