La fondue de queso

La fondue de queso, queso fluido con pan, Suiza no la inventó.


El origen exacto de la fondue de queso no está claro. En Suiza, Italia y Francia, siempre se ha fundido queso hasta obtener una forma de sopa. La fondue de queso como plato nacional suizo existe desde la década de 1950.


En 1914, Suiza fundó una organización comercial y de marketing para vender mejor el queso suizo en el extranjero: la Unión del Queso. Ella, que comercializaba toda la producción de leche y queso en el país y en el extranjero, comenzó a promover la fondue como especialidad suiza en 1930, para promover la venta de queso duro. "La fondue de queso suizo" ganó su reputación internacional a través de su presentación en la Exposición Mundial de Nueva York en 1940.


Con la inclusión del plato en los libros de cocina del ejército, la fondue se divulgó

Corregido con https://www.corrector.co/es/ en toda Suiza. Los soldados llevaron la receta de su servicio militar a las familias. La empresa Zingg AG lanzó en 1955 la primera fondue preparada al mercado. Pero esto no era factible en un apartamento sin los utensilios adecuados. Para una fondue de queso se necesita un juego de caquelon, así se llama la olla de barro especial para el queso, un rechaud, este es el nombre del marco con la llama que se necesita para mantener el queso líquido hasta el final y tenedores largos, para poder hundir el pan en el queso.



Fueron nuevamente especialistas en publicidad perspicaces quienes, a partir de la década de 1970, establecieron la fondue de queso a través de una amplia campaña publicitaria en toda Suiza. En casi todas las queserías, no solo se podía comprar el queso, sino que también se podían alquilar los utensilios necesarios por un precio moderado. (Foto: Set de Fondue de queso Obi)



La fondue coincidió de maravilla con la época del milagro económico, cuando comer ya no era principalmente una ingesta de alimentos, sino un asunto sociable. Había algo rústico en comer todos de la misma olla. La llama del rechaud recordaba a una fogata, y el ambiente apestaba a alcohol de quemar y queso. Cada cantón creó su receta con su propio tipo de queso. Dado que comer queso líquido en sí se vuelve rápidamente aburrido, pronto se establecieron rituales con la comida de fondue de queso. No había límites para la invención de castigos por perder su trozo de pan en el queso fundido.


La palabra fondue, que significa "derretido" en francés, pronto se consideró como una palabra para comidas durante la cual los participantes cocían individualmente los ingredientes en el mismo recipiente. Por ejemplo, la fondue bourguignonne, en la que se fríen trozos finos de carne en una olla con aceite caliente, o la fondue chinoise, en la que se llenan cestitas de metal con carne, pescado, verduras o pastas que se sumergen en una olla con consomé. Lo importante era que todos estuviesen ocupados preparando su propia comida y el éxito culinario no dependía de las habilidades de una sola persona.


Con el tiempo, se inventaron otros tipos de "eventos culinarios" que todavía conocemos. Las rebanadas de queso se derriten en el horno de raclette, la carne y las verduras se asan en la parrilla de mesa, con la olla mongólica (una mezcla de parrilla de mesa y fondue chinois) se asa carne y se sumergen verduras en caldo. En la mesa se hornean pizzas individuales o se tuestan crepes. En la fondue de queso se sumergen patatas, verduras o frutas. Lo principal es que cada uno cocina y come lo que quiere, según su gusto.


-Ana

5 Ansichten

Aktuelle Beiträge

Alle ansehen