¿La cuarentena nos ha hecho peces en un acuario?


Cuarentena, encierro o cautiverio. Durante los últimos 3 meses, hemos estado escuchando mucho estas frases. Las fronteras están cerradas, los viajes están prohibidos y todo nuestro movimiento ha sido restringido a las 4 paredes de nuestra casa - muy similar a los peces en un acuario o a los animales en el zoológico pero con un pequeño bonus de privacidad. En un esfuerzo por luchar contra un enemigo invisible, hemos prometido sacrificar nuestra libertad. Aislándonos, nos mantuvimos unidos en solidaridad. Aceptamos la fase inicial de la cuarentena y el distanciamiento social con buenos espíritus. Sin embargo, el entusiasmo pronto desapareció. ¿Por qué? Porque somos animales sociales. Estamos programados para ser sociales, interactivos y formar parte de una comunidad. Amamos la rutina y la certeza, o por lo menos nuestros cerebros lo hacen.


Biológicamente, estamos programados para construir patrones rígidos para hacer nuestro proceso de toma de decisiones más simple y rápido. Incluso los líderes mundiales que son elogiados por su valor para asumir riesgos suelen ser muy estrictos con las rutinas. Así que no es de extrañar que nuestra tía angustia entrara en acción después de unos días de un cambio astronómico. Básicamente somos reacios al cambio porque nuestra mente anhela la certeza. La ciencia del comportamiento indica que nuestro cerebro exhibe una respuesta de lucha o huida cuando nos sacan de un patron de comportamiento, porque lo lee como un error en el programa.


¿Pero es nuestra situación realmente similar a la de los peces en un acuario? Tal vez sí y tal vez no. Tú también estuviste en una situación similar antes, pero estabas demasiado ocupado para notarlo. Todos somos prisioneros de nuestro comportamiento. Antes de la

pandemia, estábamos atascados en una rutina que nos restringía como cualquier muro o frontera. Tememos cambiar; no nos salimos de nuestra rutina un poco, temiendo las consecuencias. ¿Ahora puedes decirme qué tan diferente era entonces de vivir en un acuario? La única diferencia hoy es que nuestro acuario está hecho de miedo en lugar de cristal.


Estoy de acuerdo en que este nuevo modo de vida nos hizo inaccesibles como nunca antes. Sin embargo, abrió una serie de otras oportunidades constructivas. Aunque nuestros movimientos son limitados, todavía podemos con nuestra familia, amigos y hacer nuestro trabajo como de costumbre (tal vez no exactamente como de costumbre) a través de Internet. Los encierros físicos pueden ser un predicamento crítico pero en la era actual de la tecnología disruptiva, su influencia es relativamente poca. Por el contrario, la cuarentena nos libera de la prisión de la rutina. El miedo a la enfermedad nos hizo volver a nuestras prioridades - familia, salud y lo más importante, el auto-descubrimiento.


Quedarse en casa y pasar tiempo con nuestra familia nos hace ser más empáticos con nuestra familia inmediata. Como padres, ahora estamos compartiendo nuestras responsabilidades más equitativamente que antes. Como compañeros, la relación seguramente se ha vuelto más transparente y abierta. Dentro de unos años, cuando los niños sean adultos, no recordarán la difícil situación de las naciones o la recesión, pero lo que recordarán con cariño serán los momentos de un cálido amor incondicional, juegos alegres, divertidas clases en casa y los cimientos de fuertes conexiones.


La gente ha empezado a reflexionar sobre sus prioridades y elecciones sobre una serie de variables como el arte y la espiritualidad. En un grado sorprendente, el período de cuarentena para muchos de nosotros encendió nuestra capacidad creativa más profunda. Muchos entusiastas están persiguiendo diferentes formas de arte para superar estos agotadores tiempos, ya sea pintura, música o diseño. ¿Quién sabe? Tal vez un William Shakespeare o un Van Gogh está esperando a ser liberado.


En el futuro previsible, la amenaza de una epidemia durará y es muy probable que nuestra situación actual también se convierta en una rutina. Esa es la paradoja del cambio. Es cierto que esta extraordinaria situación ha empañado la economía mundial y, lo que es más importante, la vida de miles de millones de personas. Aún así, hagamos una pausa por un momento y apreciemos nuestra resistencia. Un cambio saqueó nuestras vidas, nuestro futuro y nuestras creencias, pero prevalecimos. Prevalecimos porque actuamos en unidad y humanamente. ¿Todavía crees que nos hemos convertido en el pez del acuario? Más bien diría yo, que la cuarentena nos ha hecho más autogestivos y libres que nunca.


Por Swetha Anusha:


0 Ansichten

Mithelfen in der ETK

Als ehrenamtliche Mitarbeiterinnen oder Mitarbeiter aktiv werden!

Der Verein ExpoTranskultur (ETKultur) sucht ständig ehrenamtliche Mitarbeiter*innen für sein interkulturelles, interdisziplinäres und hochmotiviertes Team.

Kontakt: volunteers@expotranskultur.org oder hier.