Derechos de las mujeres IV

Un Caso especial: APPENZELL INNERHODEN, una historia mundialmente conocida El medio cantón de APPENZELL INNERHODEN tiene hoy en día algo menos de 15.000 habitantes, por lo que no es mucho más que un pueblo, sobre el que me preguntan regularmente en el extranjero: "¿Las mujeres de Appenzell pueden votar hoy en día?" Sí, desde hace 20 años se les permite opinar y tener voz, gracias a la denuncia de una joven. En realidad, el sufragio femenino tuvo que introducirse en Appenzell Innerhoden por medios legales, ya que los hombres de Appenzell se negaron obstinadamente a que las mujeres tuvieran ese derecho: el Tribunal Supremo Federal dictaminó el 27 de noviembre de 1990 que las mujeres también tenían derecho a votar en Innerrhoden con efecto inmediato, ya que los hombres del cantón se habían negado a ello en dos ocasiones anteriores. A partir de una denuncia de Theresia Rohner, una alfarera de veintiún años en aquel momento, el Tribunal Federal dictó finalmente sentencia. Theresa Rohner había abierto, gracias a la bendición de su marido, una tienda en la Landsgemeindeplatz, el lugar donde se cultivaba la democracia directa a mano alzada o levantando los sables. Entre los clientes de Rohner se encontraban no sólo los lugareños, sino también muchos turistas, que se sorprendieron de que la empresaria tuviera que pagar impuestos, pero sin poder opinar al respecto. La decisión del 27 de noviembre de 1990 fue unánime: "Cualquiera que niegue a las mujeres este derecho está violando la constitución federal". Los Innerrhödlers, sin embargo, fueron muy malos perdedores. Los lugareños ya casi no compraban con Theresia Rohner. El negocio de fotografía de su entonces marido también se vio afectado. La familia recibió llamadas amenazantes meses antes de que se tomara la decisión. Tras la sentencia, también llegaron amenazas de muerte por correo. Temía por sus hijos, contará más tarde. La familia fue puesta bajo protección policial. En abril de 1991 llegó por fin el momento: Theresia Rohner pudo votar por primera vez en Appenzell. Acompañada por agentes de policía, se dirigió a la Landsgemeindeplatz. Sorprendentemente, todo había transcurrido con absoluta normalidad. "Era como si siempre hubiéramos estado allí". Junto con el queso y los relojes, el sufragio femenino de Appenzell es ahora uno de los éxitos de exportación de Suiza. El caso especial de Wädenswil Crecí mayormente en Wädenswil, a orillas del lago de Zúrich, en realidad también un pueblo, pero más grande que Appenzell, y también mi municipio llegó a los titulares internacionales por una preocupación femenina. Para regocijo de todos los que tuvieron que aprender alemán como lengua extranjera, existe una distinción de los títulos de trabajo por género. Por ejemplo, yo no soy una creadora de teatro, soy una creadora de teatro femenino, una gestora en femenino, no un gestor masculino. Esto puede parecer incómodo, pero el lenguaje da forma al pensamiento. En 1993, después de 100 años, Wädenswil quiso redactar el código municipal completamente en femenino y mencionar a los hombres en el preámbulo, ya que antes se "mencionaba" a las mujeres. "Durante los próximos 100 años, se aplicará lo contrario hasta que los hombres vuelvan a luchar", dijo el portavoz Hansruedi Maurer a la prensa. Lo que el consejo municipal aprobó, el electorado lo rechazó. Los hombres de Wädenswil no quisieron alejarse de la prerrogativa de los 100 años y ser nombrados como mujeres de Wädenswil. Yo hubiera deseado más solidaridad y flexibilidad....

Continuará...

8 Ansichten

Aktuelle Beiträge

Alle ansehen

Mithelfen in der ETK

Als ehrenamtliche Mitarbeiterinnen oder Mitarbeiter aktiv werden!

Der Verein ExpoTranskultur (ETKultur) sucht ständig ehrenamtliche Mitarbeiter*innen für sein interkulturelles, interdisziplinäres und hochmotiviertes Team.

Kontakt: volunteers@expotranskultur.org oder hier.